Descarga gratis 10 libros

y consigue premios y promociones exclusivas

Regístrate

Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Vida de sapos

Vida de sapos

21-06-2013

Contemporánea cuento o relato

  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
14
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  1
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  3
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  4
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  6

Un ramillete de relatos dispares, de historias entre la realidad y la fantasía. Del encuentro de personajes anónimos, cotidianos, reconocibles... o quizás no...?
No hay más pretensión en este album de cuentos, escritos en épocas dispares, que el de contar cosas, sucesos, emociones... La narración de la vida que pasa y nos va dejando sus diminutas huellas, sus sombras y sus luces.

 

ENTREVISTAS:

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

Con las piernas cruzadas,  cierto revuelo de ropas y zapatos, intranquilo, a punto de derramar un par de lágrimas como puños, pero sin ira, esperaba que mi madre terminase de arreglar aquel descosido tan inoportuno.

Al rato ya estaba listo. Mi traje de monje heredado de mi hermano, que a la vez lo heredó de mi otro hermano, y este de mi primo, y…

En fin, a pesar de las prisas y los nervios, parecía que todo estaba arreglado. Un repaso a los cabellos, bien mojados y con su toque de colonia a granel. Quitarme la marca de carmín que mi tía Alicia había dejado en mis mejillas. Un último retoque de betún a los zapatos; un cepillado para abrillantar como charol y que no se note ese arañazo.

- ¿Te molesta la plantilla cariño?, ¿te has subido los calcetines hasta la rodilla como te dije?

- Mama, que sí, déjame ya, que llego tarde.

Salí casi volando, los escalones de dos en dos, con la suerte inusual de no enredarme con el faldón de monje, o que la falsa soga que rodeaba mi cintura, o el crucifijo de madera que colgaba de mi cuello, se aliaran para golpearme la cabeza, la cara, o peor aún, sacarme un ojo.

A las once debía estar en la sala del sótano, con todos mis compañeros para preparar, por última vez, la ceremonia, los salmos, los rezos, los gestos y el coro final. La madre Teresa lo había dejado muy claro…

- ¡El que no llegue a la hora no hace la comunión!


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios