Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Lideres Populistas

Lideres Populistas

17-02-2021

Contemporánea ensayo literario

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella vacía
2
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  1
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  1

Cuando vuelvo mi mente al pasado y transito imaginariamente en la historia de la humanidad, advierto que nada se ha obtenido sin antes haber batallado contra la injusticia, tiranía e inmoralidad, presa de infames y de intereses personales, personajes oscuros y siniestros, y aunque parezca insólito, en pleno siglo XXI, aún sobreviven esos fantasmas del pasado que parecen haberse reencarnado, año tras año, siglo tras siglo, con las mismas estrategias y artimañas: el engaño, abuso de autoridad e inmoralidad despótica imperecedera.  La otrora libertad, grito inacabable del homo sapiens sapiens, aún repica como carrillón solemne en los aparadores virtuales y visibles de un mundo globalizado, invento o no de aquellos que quieren esclavizar al hombre; sin embargo, podrán intentarlo todo, pero, lo que será un hueso duro de roer hasta lo sumo (en el político), ha de ser la corrupción, la antigua artimaña del viejo zorro, del maquiavélico personaje hibrido; porque detrás de un gobernante hay un maquiavélico protagonista que busca el poder para colmarse de placer y riquezas, inmundicia y manipulación frívola. No queremos gobernantes siniestros llenos de intereses personales, políticos que con engaños y burdas palabrerías pretendan asirse del poder para ganarse el respeto y hacer deshonras en contra de su magna investidura confiada por el pueblo. No queremos dictadores corruptos e inmorales ni sátrapas, ni arpías deleznables.  Hoy más que nunca buscamos cambiar el rumbo de la humanidad, de la conciencia del hombre hacia valores éticos que nos conduzcan a las puertas de la decencia e igualdad, al deber y al derecho, al respeto de la nación y del Estado. Hoy necesitamos entender que gobernar es respetar la voz del pueblo (un pueblo educado) que conozca sus derechos y deberes que respete y se haga respetar.

Con la estima de siempre.

Néstor Alvarez

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

“La palabra populista no la uso porque la usan para un barrido y un fregado. Los que votan en Alemania por la derecha medio neonazis son populistas, en Nicaragua son populistas. Entonces, cualquier cosa es populismo. Yo saco esta conclusión: todo con lo que no se está de acuerdo, que molesta, es populista. Es una categoría que no define”. José Mujica

 

Un político es una persona que se dedica a realizar actividades concernientes al Estado, nación y ciudadanía.  Al servicio del pueblo y como representante debe buscar lo justo, la equidad y la sólida estabilidad de la persona humana. Bajo esta dirección, podremos decir que existen diversas acepciones de este término:

Primero, describe a personas vinculadas a la administración pública; se considera que éste es toda persona afiliada a un partido político y elegida o nombrada para tareas asociadas a organismos, asociaciones o instituciones públicas. Es decir que está ligadas al Estado.

Segundo, es cualquier persona afiliada a una asociación o grupo que desarrolle actividad partidaria, con independencia de si ostentan o no algún cargo público. Es un detalle de servicio social.

Tercero, es un ciudadano con vocación de servicio y sin ningún interés propio sino al servicio de la nación con ética y moral.

Hay países no democráticos o con dificultades de representatividad, muchas personas desarrollan actividades políticas al margen de la administración, de servicio, y son perseguidos por sus ideales y principios.

En países democráticos donde hay ordenamiento jurídico se considera a los políticos elegidos o nombrados como representantes del pueblo en el mantenimiento, la gestión, y la administración de los recursos públicos; toda elección debe ser bajo el respeto por las leyes del estado y no para servirse con intereses personales. Un político debe velar por el interés general de los ciudadanos y mantenerse dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismo, esta función ética debe ser un valor intrínseco; sin embargo, hemos visto que en muchos países esto no suele ser así. La corrupción, la demagogia, el sectarismo y la incompetencia son males que afectan en mayor o menor medida a la clase política de la mayoría de países y debe ser una obligación de la ciudanía velar por el interés de la nación.

Es un personaje reconocido y activo de un gobierno, ejerce influencia sobre la forma en cómo una sociedad es administrada, por medio del conocimiento sobre las dinámicas sociales, económicas, sociopolíticas y dinámicas afines, así como del ejercicio del poder. Incluye a todo aquel que ostentan cargos con poder de decisión en el gobierno, y a tales que tienen cargos mediante elecciones o por designación o nombramiento. No podemos dejar de lado el hecho que hay quienes, a través de una revolución, golpe de Estado o fraude electoral, también asumen cargos políticos.

Weber señala que un político es una persona que aspira al poder; al poder como medio para la consecución de otros fines o al mismo poder, para gozar del sentimiento de prestigio que se confiere. Detrás de un cargo hay un gran interés personal o social. Las aspiraciones políticas deben ser éticas.

Hay formas de hacer de la política una profesión, una verdadera profesión:

a.-Se vive de la política (la persona busca un fin o nivel económico),

b.-Se vive para la política, hace de ella su vida en un sentido íntimo;

c.-Goza simplemente con el ejercicio del poder que posee, o alimenta su equilibrio y su tranquilidad con la conciencia de haber dado un sentido a su vida poniéndola al servicio de "algo".

De acuerdo a las investigaciones realizadas podemos mencionar cinco cualidades de un político:

1.-Pasión (servicio o vocación hacia una cosa).

2.-Sentido de la responsabilidad.

3.-Mesura (capacidad para dejar que la realidad actúe sobre uno sin perder el recogimiento y la tranquilidad)

4.-Etica, valores intrínsecos que deben ser cumplidas en cada parte de sus decisiones en el Estado y la gobernabilidad y

5.-Diplomacia, es un estilo de conducta adecuada y con sentido común. Es el arte de actuar con cortesía frente a difíciles momentos, ver la indiferencia con interés y la amistad con prudencia, además de autorregular sus emociones, actuar con empatía y asertividad.

 


Comentarios