Descarga gratis 10 libros

y consigue premios y promociones exclusivas

Regístrate

Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

El bigote diabólico de Odín Nietzsche

El bigote diabólico de Odín Nietzsche

05-07-2018

Ciencia ficción/fantástica cuento o relato

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  1
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  0

Los últimos días de Nietzsche transcurrieron en el enigma del psiquiátrico. 

Nadie sabía a detalle qué provoco el declive de su genio.

Hasta ahora.

La responsable de la pérdida de su cordura fue una traición dolorosa, una herida provocada por su bien más preciado: su voluminoso bigote.

www.joseluistalamantes.com

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

El desprendimiento es tan sutil que no atraviesa los ambiguos umbrales de la conciencia. Federico siente apenas un tímido estirón bajo la nariz. Ni siquiera su brillante intelecto puede relacionar esta nada de comezón con la deserción de su preciado mostacho. 

 

Ocurre así: de la base de cada uno de sus bigotitos, llamemos así a los pelos que conforman al conjunto, brotan diminutas manos capilares como gatos hidráulicos perfectamente acompasados, se impulsan hacia arriba, a la cuenta de tres, como si quisieran caminar, pero ya veremos que en lugar de caminar como bigotes libres por el mundo es el suicidio lo que buscan.

 

Los bigotes caen juntos, sin perder el contorno peculiar que por tantos años asumieron y que pasó a la historia. Caen al suelo de forma melodramática, tal como uno se imagina que descienden por el aire de otoño las hojas secas de los árboles cuando hay vientecillos cruzados y alguien las observa con tiempo e interés.

 

Federico va caminando por la plaza de una ciudad italiana. Al cruzar la calle hace lo de  siempre; buscar la ventana o vidriera más cercana para admirar su bigote. Contempla su rostro apenas una fracción de segundo porque el tráfico y los peatones lo obligan a caminar más deprisa. Entre el acto de observarse en la ventana y el de reconocimiento de lo visto, transcurre una anchura de tiempo que sólo podríamos definir como atemporal; fuera de la corriente por la que discurrimos los humanos.

 

Las emociones emanadas en dicho periodo no habían sido sentidas, ni lo han vuelto a ser, por lo tanto, no tienen nombre.

 

Es como si de la nada emergiera un agujero negro que le succiona la médula espinal de un frío jalón. Es como si de golpe el mundo de nosotros fuese reemplazado por otro idéntico pero sin sentido ni belleza; un mundo de vértigo.  Es como si las tripas y todos los órganos internos cambiaran violentamente y al azar de lugar unos con otros.  Es como si su alma hubiese partido sin avisar al cuerpo sobre su reciente condición de cadáver.  Es una acción que sólo Dios o el demonio podrían concebir y ejecutar, después de todo, el primero ya le traía ganas a Federico por levanta falsos. 

 

Tal vez se trata de una singularidad, uno de esos fenómenos que el cosmos se reserva para seres especiales como lo es Federico.

 

Federico escucha un relincho y confunde al caballo emisor con su bigote. No es difícil confundir un caballo con un bigote, especialmente en el estado en que se encuentra Federico. Corre hacia el equino para abrazarlo y reintegrarlo a su ser, pero su genio le impide caer de cuerpo completo en la fosa de la locura. Su columna vertebral no soportaría el peso de semejante animal colgándole en la cara. En el último rescoldo de cordura, reconoce que su bigote era grande pero no tanto, ni relinchaba. El horror se consolida en su vientre y Federico se desvanece entre los charcos de la calle...


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios

Te puede interesar