Descarga gratis 10 libros

y consigue premios y promociones exclusivas

Regístrate

Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Las escrituras de la vida

Las escrituras de la vida

28-04-2018

Poesía poesía

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  1

Pequeñas historias, pequeños escritos, pequeños momentos que relatan la vida, aun mas aseveran lo que alguna vez fueron las vivencias, experiencias, amores, desamores, vacíos y almas que relatan con palabras. Hechos y opiniones lo que en su momento fueron la motivación de las risas, el deseo, la brisa que acariciaba el alma, así como el sonido que lleva una bailarina de danza tradicional, andante, ondeando su figura ideal y su pensamiento en lo que más adelante se definiría como expresión de todos sus anhelos, experimentando lo que alguna vez fue la vida y que aun en la muerte recordara las escrituras de la vida.

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

 

01 LAS OCASIONES Y LOS OBSTÁCULOS

Las ocasiones y los obstáculos son las pretensiones que nos hacen crecer, los problemas son solo ocasiones en las que la oportunidad y el destino se juntan, aprovéchalas, la vida nos enseña, está en ti aprender.

 

02 TOMAS PAPEL Y LÁPIZ

Tomas papel y lápiz intentado escribir y sólo te salen borrones. Un momento crees que la muerte sería la única salida, pero tu conciencia te hace saber que eso sólo agudizaría a las heridas. Ese sentir que empuja tu cuerpo hacia adelante, no puedo pensar en otro modo de expresar, los deseos en vacío que con letras en silencio. Esta noche se ha convertido en mi amiga, mis sentimientos en mis enemigos. El sentido de pertenencia de la tinta y el papel es como el café por las mañanas, como la paciencia se introduce en mi vida. El alma es intransigente, pero también es consecuente. Cuando en un vasto cielo estrellado, camino de repente y me siento en un remolino de emociones, me encuentro perdida, sin un lugar donde regresar, sin saber qué hacer, qué debo hacer, qué debo elegir, este sentimiento me ahoga. Siento como si mi corazón fuese prisionero de una tempestad, busco la felicidad o me quedo estancada, sólo esperando que me gane la desesperación. Algunos me dicen una cosa y otros me dicen otra, estoy muy confundida, no sé qué es lo que debo hacer.

Miro al cielo y no hay respuestas, miro a ambos lados y sólo hay voces que me llenan la cabeza. Esto me tiene cansada, ya no puedo más, la respuesta la tengo yo, sólo debo buscar dentro de mi corazón. Las voces son como un zumbido, cada vez más fuertes, no puedo saber ni pensar qué es lo que realmente siento.

Me siento como en una guerra en la cual estoy perdiendo, resuena como piano en un salón de conciertos, como la melodía de un desligar del espacio, inseguridades, pasiones, desahogos que se hacen latentes en mi mente, el pensar me agobia, reprimo gritos, como mosquetes ante una artillera. Expiro cada parte de mi ser ahora, mientras expío mis pecados, dudas van en camino con un dulce aroma que me atrae al peligro, aunque mis instintos resistan, recaen en este juego. No soporto más este trote, anhelo lo que contradice el alma. Quiero sentir, quisiera volar, pero esta vez lo que más deseo en este momento es paz. Un ligero sueño se levanta, emprende, canta, esta vez somos niños en busca de la felicidad, pero nos ha tomado la noche, esta vez crecimos al lado del río que fluye, sólo una vez más quisiera ser como un camino de cerezos que mira a la luna, sonriente, con rumbo a su destino pudiendo emprender nuevos caminos.

 

03 UNA CARTA PARA TI ABUELO

Para: Luis Enrique Sulbarán.

De: GracielaArredondo Sulbarán.

No sé cómo escribirte esto, ni cómo empezar… gracias por la vida que le has dado a mi madre, sin ella yo no estaría aquí. Gracias por estar todo este tiempo en mi vida presente, tanto en cumpleaños como en el día a día, gracias. Hace un tiempo te encontrabas bien y entonces pasó algo de la noche a la mañana, los doctores me dijeron que nos tenían una noticia que a pesar de todo debía ser fuerte y tolerar esta larga lucha que está de por medio, mi madre me dijo: «hija debemos ser fuertes, todo va a salir bien», nunca he tenido este pensamiento, hasta ahora esas palabras me llenaron de gran remordimiento en mi interior, el mal de mi vida nunca lo he podido reflejar en mi cara pero esta vez mi alma grita y solo quiero escuchar una frase «no es tu culpa».

Me dijeron que estás perdiendo la vista al igual que una brújula pierde su norte, pero pienso que una vida al pasar el tiempo, no debe menguar. Pienso que un alma no debería dejar en este mundo en un intento tan cobarde, desesperado y arriesgado al igual que consumido. Tú eres aún más fuerte, todavía no te puedes ir de mi lado, me niego a creer que te voy a perder, aunque sólo sea un minuto, aunque sólo sea solo un segundo, pero ¡no quiero dejarte!

Sólo quiero que nunca olvides el primer momento que te dije: «Abuelo», Nunca olvides cuando te dije el primer: «Te quiero», mucho menos olvides cuando te puse y te nombré: «Papá». Yo siempre te tendré en mi corazón, nunca olvidaré cuando me enseñaste hacer el primer dibujo de una casa, la casa de mis sueños, nunca olvidaré todos esos momentos que pasamos juntos, siempre recordaré cuando me sentabas en tus piernas y me empezabas hacer cosquillas. Contarme historias que siempre escribías, mucho menos olvidaré cuando me decías que te acompañara a trabajar, me ponía tu casco de constructor, me decías: «Vamos, ayúdame, construye conmigo.

Quizás algún día seas constructora como yo o quizás seas una gran arquitecta, la que diseñe todo nuestro hogar» y me sonreías, me dabas un beso en la frente. Nunca olvidaré los

días en lo que todo iba mal y mejoraba porque tú estabas allí haciéndome reír, dándome abrazos y besos.

Cuando se fue mi padre, a mi lado quedaste tú. Mi rey de brillante armadura, quien me enseñó a caminar entre las antorchas de un mundo perdido y aunque sólo el destino pueda llegar a separarnos algún día, quisiera permanecer mucho más tiempo a tu lado. No sé cuánto tiempo nos queda juntos, pero desde mi corazón espero que sea mucho tiempo más.

Recuerdo cuando llegaba del colegio y regresaba con muchas tareas, me ayudabas a realizarlas con amor y aprecio aun con tanta tranquilidad, mucho desvelo para enseñarme a leer o tu beso sincero cuando me iba a estudiar, pero ya nada es igual, te preocupabas por cada cosa, aunque fuera lo más pequeño. También cada vez que me enfermaba y me ponía muy mal, mi madre me llevaba de emergencia a una clínica para que me atendieran, tu no podías ir pero te quedabas esperando sentado en la puerta hasta horas de la madrugada viendo si llegaba, tan preocupado por mí, al llegar a casa te veía allí sentado y cuando me veías tu cara de preocupación se borraba, me abrazabas, me decías estas palabras «Eres mi niña, mi hija, mi nieta, mi adorable nieta, siempre voy a estar para ti y siempre me voy a preocuparme por ti, tu nunca estarás sola porque me tienes a mí».

No sé si en esos momentos en que te encontrabas tan frágil, cuando traté de ayudarte te lastimé, perdóname, si en mi torpe intento de hacer las cosas con amor te ocasioné algún dolor. Nada comparable con tus brazos fuertes que me acunaron, nada como tu voz cantando nanas, nada comparable que más que sentir la calidez de tus mantas en las noches frías, sentir el calor de tu corazón. Tú diste todo tu corazón sin esperar recibir alguna recompensa por ello, todo ese amor se quedó aquí con nosotros.

Fuiste tú quien me impulsó a ir más allá de mis límites a través de tu ejemplo como ser humano honesto y congruente, con tus palabras llenas de sabiduría, también con tus interminables travesuras.

Siempre me que me dabas dinero lo hacías como si fuese algo malo, porque decías que tenías que cumplir con tus nietos todo lo que no pudiste cumplir con tus hijos.

Recuerdo cuando vivíamos separados y tenía que esperar cada domingo impaciente el momento de ir a tu casa para que me contaras una de las muchas historias de cuando salías de viaje a cualquier parte y no tenías miedo de nada, o de cuando conociste a mi abuela y quedaste cautivado por sus ojos color café y nunca más la dejaste ir. Siempre voy a recodar esa frase tuya «La vida es como un juego de cartas, pero sin Crupier, las cartas se barajan todo el tiempo y no hay forma de saber cómo será la próxima mano, cada carta significa un camino en la vida. Como en las cartas, existe la buena y la mala suerte, no obstante, con el tiempo, de tanto jugar, la suerte se transforma en destino. A diferencia de la suerte, el destino se puede modificar». Recuerdo cada frase tuya como un consejo.

¿Sabes? No me he atrevido a decirte nunca frente a frente.

Gracias abuelo por tu amor, por tu dedicación, por tu ternura, por tu sacrificio, por ser un amigo leal, gracias por haberme dado felicidad.

Eres una persona fuerte, no te gusta mostrar debilidad ante sus seres queridos para no preocuparlos, pero aquí estoy junto a ti, mi fuerte persona especial, me hiciste crecer, me hiciste volar y ahora me toca a mí ayudarte a caminar. Eres como mi blanca paloma con un ala herida la cual curaré y cuidaré para que surque el cielo, tome la esperanza y vea que todo esto sólo fue un mal sueño.

Autora: Graciela Arredondo.

Dedicado a mi abuelo.

 

04 LOS CAMINOS DEL CORAZÓN

 El caminar te abre hacia mundos llenos de peligros, los mismos pueden presentarse de diferentes formas, pero solo hay uno que puede llegar matar sin tocarte y ese es el que te pueden dar las personas. Ella puede que sea la excepción a la regla del “toma y dame del dolor que ofrece este mundo vacío”. Esa chica que cambia los colores del destino, pero no de una manera superficial como muchas de sus contra partes que vemos a diario. Melanie puede cambiarte desde un punto más profundo, no sólo con su belleza, si no, con su muy resplandeciente personalidad, retira esas viejas percepciones en el ámbito del conocimiento que abarca a las mujeres hermosas, que sólo con su apariencia hacen un cambio de facetas, su alma es el más increíble don que no sólo pueden transformar tu vista, también con tu corazón. Ella es un sin fin de sorpresas, ella es la luz que te indica el camino, sólo llegando a corresponder con tu camino, corrigiendo así tu dirección hacia la verdad.

 

05 UNA PINCELADA

Resuenan el libre de una pincelada, la libertad viene definida como el arte de una sonrisa mientras caminas, refuerzas las palabras con hechos, el recuadro de la vida logras darle matices con colores que sobrepasan la felicidad y la tristeza mientras entre cierras los ojos ocultando a simple vista lo que es importante. El trabajo de un simple prestamista que entre horas lucha por un bien a fin de acabar con un objeto, el alma se figura como ese tesoro, te levantas erguida como un dulce agasajar que frente a una habitación comienza a deambular en el sendero de la vida. Aun pudiendo despertar, comenzaste a soñar despierto, como un tren del pasado, las experiencias vuelven como una nostalgia que acelera entre una ruidosa mente que liga la realidad con miedo en el corazón, como si pudiera explicarle a su corazón que sucedió así. Cómo pasa el tiempo, así como el cálido suspiro que freno el reloj, aun yendo al pasado como lluvia de verano que empapa la vida, como lágrimas de sirena que canta una canción… Así son los recuerdos.

 

06 DERRAMANDO LETRAS

A través de una pluma y un papel voy a derramar letras que van a ir uniendo palabras ahogadas qué terminaran formándose en prosas y se armaran como piezas de un rompe cabeza, desahogando sentimientos ahogados ¿cómo seguir quedándonos callados cuando lo único que quieres es gritar y soltar? Definitivamente yo no puedo, me ahogaría en un enorme vaso de agua sino te grito esto que siento. Eres quien me enseño que quedarse callado nunca es bueno y hoy quiero decirte a través de una hoja de papel que fuiste, eres y seguirás siendo lo mejor que me ha sucedido. Me encantaría cambiar estas prosas por estar un momento frente a ti en absoluto silencio, observarte, abrazarte, acariciar tu rostro, besarnos y mirarnos a los ojos sin decir ni una sola palabra y dejar que nuestras miradas hablen...

 

07 UNA HISTORIA MÁS

Ella servía el agua mientras me coloqué detrás de ella, en el momento giró y chocó con mi pecho. El vaso que tenía en las manos lo apoyé en el mesón que se encontraba allí. No aguante más y la tomé de la cintura, la pegué completamente a mi cuerpo, nos miramos intensamente, lentamente nuestros labios se acercaban, apenas rozaron, el deseo nos invadió. Poco a poco fuimos profundizando el beso. En ese momento, a pesar de la falta de aire, no nos queríamos separar. Deseaba que ese momento fuera eterno. Fui bajando la intensidad del beso hasta terminar rozando sus dulces labios. La miro con dulzura y lleno de deseo, el sonrojo en las mejillas de ella por la pasión del momento, avivan más el deseo que me quemaba por dentro. Le haría el amor en ese preciso momento, pero no debía, no así, no aquí, no quería asustarla, sabía que debía ir despacio con ella.

 

08 TODO INICIO TIENE UN FINAL

Todo inicio tiene un final, tal vez para algunas cosas no, pero para la mayoría sí. Mi inicio comenzó después de mi nacimiento, un inicio un poco tarde para muchos, pero para mí, fue el tiempo suficiente para entender muchas cosas. La primera vez que siento cómo mi mirada se pierde entre cada detalle de un rostro. La primera vez en que una sonrisa me provoca una sonrisa. La primera vez en donde mi mente se llenó de pegamento y está colocando cada cosa de ella en mi cabeza, sobre todo la primera vez en donde lo único que siento dentro de mí ser, es mi alma y qué bien se siente querer con él.

Insomnios que utilizaba para destrozar mi alma, ahora los utilizo para pensar en él, qué bien se siente. La sociedad me ha enseñado a que te puedes enamorar las veces que quieras, tal vez las veces que no quisieras, pero siempre te encuentras a alguien que vuelve a encender esa llama, vuelve a poner hilo a tus sueños, que le puedes llamar mi amor, mi vida, mi cielo y cualquier palabra que desees decir a muchas personas. Que puedes sentir lo mismo, a veces más, a veces menos, pero ¿por qué no decírselas solo a una?

Porque al momento de una ruptura, no nos enfocamos en seguir adelante, no sin esa persona que tanto amabas, pero con el alma tranquila de que tú no puedes decirle a nadie más lo mismo que le decías a esa persona.

Soy de una vida, de un sueño, de un amor. Sé que al final esto acabará, como todo lo bueno, pero sólo lo quiero tenerlo a él en mi alma, en mi mente, en mi vida.

 

09 ENTRE PENSAMIENTOS

Existen multitudes de deseos que rompen las percepciones, que ayudan a evolucionar, transforman la vida desde todo aspecto, eso que libera al pensar de lo cotidiano, que sin pasar en un silbido pueden hacerte sonreír. Pequeños carteles que pintan en el corazón la verdad, que canta como tren a punto de partir, una mirada expresa lo que con sonrisas decimos. Las emociones y las señas se convierten en nuestro idioma secreto que traman hacia abajo y llevarnos sin remordimientos o subirnos a los cielos sin más. Esas pequeñas cosas que valoran la vida que limpian una lágrima del alma, la escritura y el aroma de un buen café se hacen imprescindibles a la hora de gritar a los cielos lo que suena con silbidos en el alma. Dulce calor que trasciende la existencia, clamando en la cara de los dioses, el sentido de la existencia. Café: dialecto del alma, café: revuelo de un corazón. La verdad nunca está escrita pero la filosofía del destino es otra para las personas que, entre horas, pueden tocar un infierno y en las madrugadas sólo tocan un segundo el paraíso con su ayuda. Así es el cielo. Así es la vida.


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios

Te puede interesar