Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Sentencias de un cínico Cristiano

Sentencias de un cínico Cristiano

09-11-2022

Poesía poesía

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella vacía
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  1
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  0

Imagina que un dia en la calle te detienes delante de un mendigo, y este se vuelve tu guía. El te cuenta una historia fascinante, que te marcara por el resto de tu vida y tu forma de ver la fe. C.A.Romano guiara al lector por un recorrido espiritual tan humano, que traerá consigo mas preguntas que respuestas. Un camino de reflexión atraves del arte que puede redimir al hombre, la poesia y porque no, atraves de un poco de cinismo, recuperar el arte de vivir.

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

El monje Crisóforo anhelaba seguir el camino de los santos padres del desierto, pero viviendo en el siglo veintiuno le parecía imposible retirarse en el desierto y abrazar una vida eremítica de tal rigor, ya que en su humildad no se consideraba capacitado para semejante obra. Un día, mientras se paseaba por las calles de Roma desengranando su rosario, se encuentra con un mendigo y decide darle una moneda de un euro, estaba por colocarla en el vaso plástico, cuando el espíritu le hace darse cuenta de que el mendigo esta vestido con una sotana. Se sienta a su lado, el mendigo le observa con sorpresa, entonces Crisóforo le dice – Padre, enséñeme el camino de la virtud – y el mendigo con los ojos en lágrimas, le responde – Hijo, no sabes la dulzura de tus palabras, cuanto bien haces a mi alma – suspira levemente – ves como el Señor deja a los suyos, en tal miseria, que no pueden distinguir bien del mal, su voluntad, de la voluntad divina. Solo el día que el Señor les llama, sabrán que es la vida eterna. El monje volvió a verle con ojos expresivos – Padre, no te molestes, pero te pido, enséñame el camino de la virtud – el mendigo vuelve a sollozar

Comentarios