Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Hopletes y el cazador

Hopletes y el cazador

03-10-2019

Ciencia ficción/fantástica novela

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  1

Detrás del mundo que conocemos existe otro, donde se lleva acabo una guerra desde hace años. Distintas razas intentan cohabitar sin resultado alguno. El triangulo intenta cazar por todos los medios a los que son diferentes, estos defenderan su vida a toda costa.

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

La casa estaba tranquila, silenciosa, como si llevara años abandonada, pero ella sabía que no era así. Los sentía, estaban allí. Se acercó a un cuadro sospechosamente grande, lo observó durante un rato, en el lienzo estaba plasmado un ciervo, tranquilo, en medio de un hermoso bosque, se acercó un poco más y vio una runa escondida entre las pinceladas. Hizo una media sonrisa mientras daba unos pasos hacia atrás, levanto la ballesta y disparó en el centro del lienzo. Empezó a salir un espeso liquido azulado por debajo del marco inferior, sacó una navaja y terminó de rasgar el cuadro, detrás de este se encontraba un pequeño cuarto, bastante oscuro, en el suelo yacía un enorme hombre, a simple vista eso parecía, era fornido y tenía la piel llena de unas extrañas marcas azuladas. Le sacó la flecha de oro de la espalda y la volvió a poner en la ballesta, cogió el lector que tenía colgado con una cadena en el pantalón, y en él puso uno de los fríos dedos de aquel monstruo. Misión confirmada.

Salió del cuarto y se dirigía hacia la salida, pero un extraño sonido la paró. Era una especie de llanto, pero no como el de un niño humano, sonaba diferente, rápidamente supo de dónde provenía. Volvió sobre sus pasos, levanto el cadáver y vio algo demasiado grande para ser un bebe, sacó la daga de oro y se decidió a matarla. Tenía unos ricitos pelirrojos, en la piel tenía las mismas marcas que su padre, pero estas no tenían ese azul brillante. La miró a los ojos y la pequeña sonrió, en ese momento la daga cayó al suelo, y ella se arrodilló, por primera vez en años no entendía por qué lo hacía, no sabía por qué debía matar a esa criatura tan pequeña y tan indefensa. Soltó todo lo que llevaba encima, las navajas, la ballesta, las pistolas, el lector y lo más importante, el rastreador.

Cogió a la pequeña y salió de allí, no sabía a donde iba a ir ni que iba a hacer, pero algo que si sabía era que no volvería a seguir las órdenes del triángulo, desde ese momento todo iba a cambiar.


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios