Descarga gratis 10 libros

y consigue premios y promociones exclusivas

Regístrate

Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

La Sangre de la Rosa

La Sangre de la Rosa

03-01-2014

Romántica cuento o relato

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella vacía
  • Estrella vacía
31
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  5
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  6
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  20

Cuenta la leyenda que un dragón malvado asediaba el Reino de Alaster. Dicen las voces que los campesinos daban a la bestia sus propias hijas como pago de paz, una presa al mes a cambio de la calma en el Renio, pero ¿y si nada de lo que nos han contado es verdad? ¿Y si todo es mentira?

Esta no es una historia de caballeros nobles y princesas en apuros que deban ser rescatadas. Si lo que buscáis es leer un final feliz lleno de magia os equivocáis de lectura, pues esta es una historia para valientes de corazón y sabios eruditos.

Sentaos queridos amigos, acercaos a oír la verdadera leyenda del noble asesino y la rosa roja, que como toda leyenda, empieza con un:  Érase una vez.

 

ENTREVISTAS:

"Las grandes editoriales no están apostando por los nuevos talentos"

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

 

Érase una vez, en un Reino muy lejano llamado Älaster, en lo más alto de la más alta montaña se alzaba un viejo molino, y allí vivía una joven de pelo cual sangre derramada. Serafine la bruja, la llamaban las malas lenguas. Una paria social, peor que la peste, el más grande temor de los demás campesinos. Muy pocos la habían visto en persona, tan solo conocían la historia que les habían contado sus padres; que descendía del mismísimo lucifer, engendrada por el diablo y marchitando a toda persona viva que se le acercara, una muchacha peligrosa que se pasaba todo el tiempo enfrascada en grimorios día tras día, conjurando magia oscura.

 

Sin embargo la verdad era muy distinta, Serafine adoraba la soledad, no iba a negar que le gustara experimentar con animales, ver sus interiores, pero era algo muy distinto a lo que aquellos analfabetos llamaban magia negra. Su padre le había enseñado desde pequeña el pragmatismo de lo que él llamaba Ciencia. Se pasaba sus días inventando artilugios, escribiendo números extraños que había aprendido con los años en sus libros que cada día dejaban menos espacio dentro del pequeño molino. Si pudiera realmente usar la magia, la utilizaría para crear una fuente infinita de sabiduría, pues los libros con el paso del tiempo perecerían, perdiéndose sus trabajos como cartógrafa, sus inventos extraños, las mezclas de flores que a veces hacían pequeñas explosiones y las estrellas del cielo contadas una a una. Todo eso se volvería en humo y ceniza, porque ¿de qué somos sino de ceniza al fin y al cabo?

 

Durante la segunda luna roja del año, Serafine oyó los cascos de caballos acercándose a una velocidad imperiosa. “Mal fario” pensó Serafine, “la luna roja solo trae mal fario”, subió las escaleras como si la mismísima muerte la persiguiera, quien sabía que querían los jinetes que se acercaban ¿Asesinarla? ¿Quemarla? ¿Violarla? O peor, ¿destruir sus libros?

Comentarios

Te puede interesar