Descarga gratis 10 libros

y consigue premios y promociones exclusivas

Regístrate

Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

La atalaya de los dioses

La atalaya de los dioses

14-12-2015

Histórica novela

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella vacía
10
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  1
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  3
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  6

Todos somos peones en manos de un grupo de dioses que nos observan y manipulan desde su gran Atalaya.

En el año de Nuestro Redentor de mil doscientos doce años. Los Reyes cristianos se preparan para la mayor batalla conocida contra los almohades. Dos ejércitos de más de cien mil soldados se enfrentarán en los desfiladeros que separan Castilla de Al-Ándalus.

Dos hombres y una mujer; Don Pedro de Lara y Don Andrés de Olitz, espadas de reyes y azote de obispos y Nadia, conocida como Isabel y sobrina del líder sarraceno, intentarán parar la inevitable tragedia que postrará a miles de hombres ante los pies de sus dioses, y en nombre de ellos se aniquilarán.

Don Pedro y sus hombres se enfrentarán a las luchas internas cristianas, al poder de los obispos, a las venganzas pendientes y a la entrada en juego de un tercer contendiente. Una historia que narra la lealtad de un grupo, la amistad y un amor condenado. Un relato veraz, crudo y sangriento que no termina tas la batalla de las Navas.

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

                                                                       En el año de Nuestro Redentor de mil doscientos doce años

Tierras castellanas antes doradas y pulcras se alargan a mis pies y frenan mi vista sobre la recortada silueta del castillo de don Lope, alzado en el monte, que cobija imponente al feudo que le sigue.

Bajo él, cientos de telas se mecen con el viento cubriendo la basta llanura que me separa del que en otro tiempo fuera mi Señor. Ni un solo brillo del trigo castellano se escapa entre las rendijas de las nutridas tiendas que acuartelan a sus casi dos mil hombres.

—¡Difícil tarea, viejo amigo! —Me volví hacia quién hablaba. Don Andrés, compañero de armas y de juegos en la niñez, el puño que protege mis secretos y los ojos que velan porque mi sensatez prevalezca y no sea pisoteada por los cascos de los corceles que lidero.

Sobre su caballo y con la mano en el puño de la espada contempla tras de mí como dormitan los que bajo nuestro mando lucharon por la libertad de una tierra y ahora sirven al despotismo y a la barbarie. Buenos hombres, de puño firme; atrapados ahora por la bolsa de quien es mejor pagador y el yugo capaz de cortar sus cabezas a la menor flaqueza.

—¡Difícil tarea, Andrés! —dije—, pero entre esas dos mil almas alguna habrá que cabalgue con orgullo otra vez.

—¡Mucho empeño has de mostrar; y poco oro para convencer!

—Pues las espadas decidirán quién cabalga y quien queda, Andrés. Castilla no puede seguir muriendo. Rey tras rey, señor tras señor apagan el sol de esta tierra y mientras la saquean ablandan sus murallas.

—¡Razón no te falta amigo! Mas desigual sería el coloquio. Vuelve el rostro y mira tus hombres.

—Andrés, ¡veinte castellanos no son nada para cada uno de ellos! Y aunque sabio eres, muchos de esos hijos de Castilla no levantarán sus armas contra mí.

Tiré de bridas y mi fiel montura resopló y jaleó al golpe de mis talones para bajar la loma hasta donde se encontraban nuestros hombres. Mi amigo quedó arriba, contemplando las murallas y lo que nos separaba de ellas.

El rostro de mi compañero nunca se tensaba ante los retos y saber que por fin batiría armas contra don Lope, le producía una especial satisfacción. Su venganza estaba a punto de poder cumplirse.


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios

Te puede interesar