Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Entre AFRODITA y VENUS

Entre AFRODITA y VENUS

13-08-2019

Erótica poesía

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  1

A través de las líneas fluyen una versatilidad de sentimientos eróticos.

Un deseo carnal sobrescribe el espacio "ocupa" por el vacío de las hojas, versos manados de un volcán errático.

Un espacio clausurado por la "moralidad", donde las ascuas hormonales habitan, a la espera de esa ínfima chispa capaz de descerrajar el celibato.

Escritos que emanan deseo a través de flujos ardientes de lava intempestiva.

El ocultismo erótico sale a la luz, desencadenando un aluvión de sensaciones y letras oprimidas. Sexando letras, resurge la pregunta, sin respuesta, de qué es lo socialmente correcto o incorrecto. Cuáles son los verdaderos sentimientos que manejan nuestros pensamientos.

Palabras mudas y sordas desechadas, entre las cuales únicamente se destierran sonidos guturales de gemidos, susurros y suspiros, provocando de una danza sexual que nos arrastra al clímax. 

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

MAREAS Y PECADOS

 

I

Una intempestiva marejada.
Mar bravío.
Rompen las encrestadas olas
sobre la falda de la arena.
Espuma blanca cubre la playa.

 

Fluidez enmarañada.
Momento incontrolado.
Emanación encabritada.
Claustro satisfecho.
Clausura sanada.

 

¿Pecado o delito?
¿Resurrección o rehabilitación?
… Instante satisfecho por órgano ajeno.

 

Estalactitas quebradas.
Riada emancipada.
Atraviesa las rejas del sacrosanto
con sigilo,
con alevosía.
… Ansia

 

Se introduce… Es devorado.
Penetra a través de la comisura de mis labios.


Sellados a todo y nada permiten su entrada.
Un placer bien recibido.
… El paladar reclama.

Se extiende su aroma.
Deleita su textura.
Rememora sabores olvidados.
Texturas prohibidas.
Recuerdos de antaño.
Pasajes emancipados.


Un instante es un mundo.
Un momento la eternidad.
Gozo es éxtasis.
Satisfacción… Desahogo corporal.
La renovación del clímax sustancial.


Consumado el primer acto.
… Satisfacción interna.
Purificada.
Purgada.


Aún agraviada
la gula amplía su demanda.


II
Inminente pecar se avecina.
Satisfacción de la gula surgida
tranquilizando la ansiedad lujuriosa.


La envidia que tu mente atesora,
esa que solo la dulzura prominente satisface,
degusta la novedosa textura
satisfaciendo el ansia de tu boca.


Pecas…
Por obligatoriedad mental,
por deseo carnal.

Tus instintos de loba emergen.
Piensas en tu presa… Un regusto dibuja tus labios.
… Se asoma.
Vislumbras la silueta provocadora.
Agarras… Atenazas.
… No sueltas.


Tu boca hace acopio de entereza.
La destreza con la que delimita es asombrosa.
Delineante, exquisita tu lengua… Provoca.
Manjar desnudo… Enrojecido… Endurecido.
Mirándote fijamente… Señalando su destino.


Con suavidad lo sujetas,
acariciándolo lo acaloras.
Lamiendo… Succionando lo preparas.
Deseosa… Ansiosa.


Con dulzura lo colocas en posición apropiada.
A lo largo su potencial atesora.


Con una mano… Con suma delicadeza.
Lo acercas a tus labios… Haces las presentaciones rutinarias.
Se besan… Una atracción mutua se apodera de la pareja.


Despacio.
… En silencio.
Con sumo cuidado lo vas catando.


Todo su formato en tu boca,
rellenando espacios deshabitados.


Sin prisas ni urgencias.
No tienes hora ni horario.
Propiedad privada… Él y su propietario.

De los labios al paladar.
Engulléndolo por completo en momentos contados,
provocando convulsiones y espasmos.
La rigidez del cuerpo ha alcanzado su punto álgido.


Acompasas tu movimiento.
La excitación mental y corporal no te permiten descanso.


Tu claustro recupera la fluidez desalojada.
Goteando lágrimas animadas,
navegando por tus muslos,
yaciendo calladas.


III
Con tus labios sometes,
con tu boca convulsionas,
con tu lengua explosionas,
con tu mano friccionas.
… Batiendo y abatiendo.


Formando un cono labial.
Aspiras sin respirar.
… La corrida.
… El recorrido.


Atragantada por exceso de ambición.


La comisura de tu boca da salida,
mientras tu lengua relame.


No soportas que se malgaste.
Viciosa.
Perversa.
Pervertida.

 

El paladar da el visto bueno.
… Calidad excelente.
… Perfecta textura.
… Cantidad ajustada a tu gula.


Engullido ha sido por completo.
Un espacio reservado para los más selectos.
… Exigente comensal satisfecha.


Inmersa en una atmósfera de pecado,
no se arrepiente,
abandona el celibato.


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios