Comienza a leer

Iniciar sesión con Entreescritores

¿Has olvidado tu clave?

Crear una cuenta nueva

Libros publicados

Dios, Amor y Odio

Dios, Amor y Odio

04-05-2020

Contemporánea cuento o relato

  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
  • Estrella llena
1
  • Estrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vaciaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella vacia  0
  • Estrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llenaEstrella llena  1

Trabajas para cumplir tus suenos? y si los alcanzas a temprana edad? Luego de eso que? Cual es tu proposito? Crees que alguien te va a aguantar?. Empece a tener en mi mente aun mas confusiones. Mi crisis se convirtio en una depresion que ya no podia sostener y a los 17 an!os ya no queria seguir viviendo. Rechazaba a Dios cada vez que podia. A pesar de estar podrida por dentro, por fuera tenia una coraza muy resistente. Fui tan dura conmigo misma que no me permitia errores. En Febrero; 300 millones de personas sufrian de depresion y alrededor de 800.000 se suicidaron. La depresion es la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 an!os. "El dolor es el limite para los que nunca van a lograr nada" y tu? simplemente quieres vivir tu vida como la estas viviendo ahora, o quieres algo mas?

 

Leer primer capítulo

 

Primer capítulo

Introducción

No sé en qué momento viví tantas cosas, no sé cuándo me di cuenta de que algún día iba a estar en esta situación, de hecho, nunca lo pensé… a veces quisiera que todo fuera diferente, pero ¿cómo? Todo se ha basado en mis decisiones, los caminos que he escogido tomar, las leyes que escogí seguir y un poderoso sentimiento de hacer las cosas bien, que ciertamente, esta decisión, te hace la vida doblemente difícil…

Cada año de mi vida lo he vivido intensamente e imploraba algún día sentirme relajada, sin tensiones, sin tareas que hacer, sin ambiciones que seguir, un tiempo de esos que los jóvenes de mi país llaman “año sabático” en donde no haces nada y te dedicas solo a disfrutar de vivir sin ninguna razón. Pensándolo bien y ahora que se lo que es el costo de vivir, es una bobada, quiero decir, si hoy me diera un año sabático, me muero de hambre, me entra depresión, no tendría dinero para nada, ni siquiera podría salir y disfrutar. Pero uno de joven claramente no entiende que detrás de ese deseo de no hacer nada, está la billetera de los padres soportando la flojera de su hijo/a.

Nuca fui floja para trabajar, de hecho, empecé a trabajar a los 14 años y no he parado desde entonces, tampoco han parado mis sueños o mis metas, pero de un momento a otro me he visto estancada, llegué a ese punto en donde creí que había alcanzado todo, mi auto, mi carrera, mi casa, mi pareja, mis fuertes creencias, Dios por sobre todas las cosas, pero no.

Estaba en mi living sentada en el sofá, mirando el techo de mi apartamento, después de haber organizado todo, miro las fotos que cuelgan de los muros junto a mi familia que está a lo lejos, observo mi acuario en donde mis peces nadan de un lugar a otro, sin problemas, sin preocupaciones, sin necesidades ya que saben que la comida les cae como mana del cielo cada día por medio y no tienen de que agobiarse, miro mi billetera en donde están mis tarjetas de crédito, con las que podría comprar  lo que quisiera y según la gente disfrutar de la vida y el fruto del trabajo duro, veo mi Mustang del año estacionado en el garaje en el cual podría salir a cualquier parte de California y conocer más lugares o quizás alguna que otra persona con ganas de charlar, tengo mi trabajo en donde sinceramente no gano lo que debería, pero me va relativamente bien. Entonces me encontré en ese punto de mi vida en donde todo lo que quería, Dios con su eterna gracia me lo concedió.

He sido afortunada, he podido disfrutar y conocer más lugares del mundo que mis propios padres, que el común de mi familia, nunca me ha faltado para comer y siempre tuve un techo donde vivir. Amo a Dios por sobre todas las cosas, pero ¿que hace que me sienta así? ¿Que hace que no tome absolutamente nada de lo que tengo para disfrutarlo? Cada mañana antes de ir a trabajar hablo con Dios y le agradezco todo lo que me ha dado, pero en la misma oración le pregunto ¿qué me pasa? ¿Porque me siento sin ganas? ¿Porque no quiero ni siquiera salir y cobrar un regalo en un Spa con todo pagado, que cualquier mujer anhelaría? Siempre fui muy deportista, me encantaba hacer ejercicio, pero desde que ando en automóvil ya no quiero ni siquiera caminar para ir a buscar mi carro, tengo gimnasio, jacuzzi y piscina en el lugar donde vivo, pero no tengo ganas de usar ni hacer nada, no quiero alardear de las cosas que tengo porque ese no es el punto a donde quiero llegar, a lo que voy es que ¿de qué te vale todo eso cuando sientes que te hace falta algo? No me refiero a algo material, me refiero a eso que te hace levantarte con ganas y empezar tu día con fuerza y decidido, ya que tienes una tarea que cumplir. voy a la biblia y leo que hasta el apóstol Pablo dijo en Hechos 9:6 “Señor, ¿Qué quieres que yo haga? Y el señor le dijo: levántate y entra en la ciudad, y se te dirá lo que debes hacer”.

Realmente creo que tengo que hacer algo, estoy en busca de esa misión secreta que solo la sientes cuando crees que Dios te está llamando, estoy en busca de dar a conocer el reino de Dios, pero ¿cómo? No me gusta predicar, no es por renegar, pero creo que no soy buena para eso porque no me gusta hablar mucho, más bien me gusta escuchar, leer, aprender. El día de mañana no me gustaría ser pastora (siento que no es lo mío), hasta este día he sido un apoyo económico para la iglesia Tierra Santa de Chile, no de tan grande manera pero mi papa el Pastor Ricardo, que es el siervo que preside esta iglesia, siempre agradece mi ayuda de manera tal, que me hace sentir como si fuera la mejor hija que nunca engendro, y si de vez en cuando me preguntaran algo, me gustaría decir solo un poco de mi testimonio.

Cada día leo la biblia, doy gracias a Dios por todo lo que me ha dado, le canto alabanzas de adoración, voy a la iglesia, ofrendo, doy mi diezmo, sigo el River Tour de River Church, la iglesia en la que me congrego, me contento hablando con Dios a cualquier hora del día, pero créeme, eso no es suficiente para Dios, él quiere que cada uno entienda y siga su propósito, Dios no quiere que tú seas santo y perfecto delante de él y te mantengas en eso, él quiere eso y aún más, Dios te va a empujar tanto, hasta que no aguantes más y te decidas, al fin, a trabajar para él (cosa que yo sinceramente no quería, simplemente quería ser una oveja como lo he estado haciendo hasta ahora). Pero de tanto pensar en esa pregunta ¿qué tengo que hacer? o ¿Cuál es mi propósito? Mi pastor Dante Gebel lo repite tanto que ya llego hasta soñar con su libro Destinado al éxito en donde pregunta, “¿si mañana tuvieras que bajar al sepulcro, que crees que escribirían en tu lapida?” es por eso que sentí o más bien Dios me dio unas ganas tremendas de escribir este libro, mucha gente me pregunta como he hecho tal o cual cosa y se asombran de las historias de vida que les pongo de ejemplo para ayudarlos a entender de otra manera su mundo, y al mismo tiempo hacerles entender que Dios es lo que falta en su ecuación de vida. Entonces encontré una necesidad y con este libro pretendo cubrirla… por ahora… quien sabe si mañana Dios me envíe a realizar otra tarea.


5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

5% de descuento para los lectores de entreescritores.com en casadelibro

Comentarios